Gleyber Torres encontró una motivación extra 

El cuerpo técnico de los Yankees pasó las últimas semanas insistiendo en que la recuperación de Gleyber Torres tiene varias razones. ¿Cambios en la mecánica? Pocos, pero sí. ¿Un mejor enfoque al momento de consumir una oportunidad ofensiva? Por supuesto. Sin embargo, la respuesta del jugador es diferente. 

Torres, de 25 años de edad, afirmó tener una motivación que no contó durante los últimos dos años, sus peores desde que debutó en las Grandes Ligas. Ahora es padre y, con una forma distinta de ver la vida, reencontró esa potencia con el madero que había perdido. 

“Cada jugador tiene motivación; ahora tengo una motivación extra”, dijo Torres a MLB.com. «Todo cambió. Antes del partido cada mañana, es un momento muy especial ver crecer al bebé, poco a poco. Cada vez que voy al estadio de béisbol, sé que tengo un niño esperándome”. 

Gleyber Torres y su esposa, Elizabeth, se convirtieron en padres durante el Spring Training previo a esta temporada. Las primeras semanas fueron de aclimatación, pero el pequeño Ethan dio un vuelco a la vida del jugador. Muchas cosas que eran importante dejaron de serlo y, desde entonces, su producción en el campo cambió. 

Durante sus últimos 30 juegos, Gleyber Torres tiene una línea ofensiva de .300/.353/.962. Con tan solo tres meses de la zafra actual, ya conectó 13 cuadrangulares, más que si se combinan sus últimos dos campañas (12). Para muchos sería increíble pensar que ese cambio solo se produjo por un evento, pero no para el infielder. 

Torres dijo que recibió aliento de muchos de sus compañeros de equipo. Por ejemplo, el mánager Aaron Boone ofreció un consejo que se quedó en su mente. Le advirtió que Ethan lo llevaría a conocerse más y más. Asimismo, que habría días en los que sería difícil salir de casa. 

“Recibí muchos consejos antes de que naciera. Todo ayudó”, continuó Torres. “Trato de ir a todas partes con él, pero sé que habrá una situación en la que tendrá que quedarse”. 

Seguramente eso influyó a pasar la página. Dejar en el pasado esas dudas sobre su estadía en el campocorto y la responsabilidad de producir para un equipo como los Yankees. Lo cierto es que, incluso en su mejor momento, Gleyber Torres solo tiene la mente en su hijo. 

“He estado pensando en cómo puedo darle una muy buena educación”, dijo Torres. “Sé que falta mucho para eso, pero ya estoy pensando en eso, en cómo hacer lo mejor para él. Es genial y espero que juegue béisbol”. 

Gleyber Torres golpea la pelota como nunca 

Lo que muchos aficionados de los Yankees estaban esperando, finalmente llegó. Gleyber Torres recuperó el nivel ofensivo de sus mejores temporadas y empezó a golpear la pelota con la fuerza que todos en Nueva York esperaban. Dejó de ser una aspiración, ahora es una realidad. 

De acuerdo a los sistemas de mediciones de las Grandes Ligas, los batazos del criollos no deben ser ignorados. Al mismo tiempo, son una prueba para asegurar que es despertar no es un accidente, sino una confirmación de que todo ese potencial que lo llevó a ser una de las principales promesas del beisbol aparecieron. 

¿La gran diferencia? El criollo está conectando la bola con mucha contundencia y hacia distintos lados del terreno de juego. Rumbo a la jornada de este martes, el infielder de Nueva York se posicionaba en el percentil 94 (Solo el 6% de todos los bateadores con turnos para calificar tienen mejor promedio) entre los toleteros ligamayoristas con una velocidad de salida promedio de sus conexiones de 92.4 millas por hora

Es por eso que la sabermetría mantenía la esperanza. Torres registraba un porcentaje de slugging de .476, pero su xSLG era de .575 y rankeaba en el percentil 92. Asimismo, su porcentaje conexiones contundentes se ha incrementado en un 12.9% con respecto a 2021, el aumento más significativo de cualquier paleador en la gran carpa en ese lapso

«Mi swing está mejorando y mejorando», comentó el mes pasado, como para anunciar una vuelta a su forma ofensiva. «Estoy trabajando duro cada día para ser quien quiero ser«. 

Y ese contacto sólido de Torres está llegando hacia todas partes del campo. Por si fuera poco, si bien algunas estadísticas sugieren que el capitalino está siendo más agresivo de lo habitual en el plato, su porcentaje de abanicados se ha mantenido en territorio conocido. 

Alrededor de un tercio de sus imparables de 2022 ha sido hacia la banda contraria y su porcentaje de conexiones contundentes hacia ese lado del campo es de 51.3%, cifra tope en su carrera hasta ahora, y que además es la séptima más elevada en todo el máximo escenario entre cañoneros con un mínimo de 25 pelotas bateadas. 

¿Todo eso por la llegada de Ethan a la vida de Gleyber Torres?  

Escrito por: César Sequera Ramos |@CesarSequera11 

Foto: Yankees Nueva York 

Botón volver arriba