José Altuve llegó a donde desea estar: .900 de OPS

Al menos en lo que respecta a las estadísticas, José Altuve cambió sus prioridades. Por mucho tiempo se empeñó en ver su promedio de bateo por encima de .300 y quedar lo más cerca posible de los 200 inatrapables al finalizar la temporada. Para 2022 pondrá todas sus energías para que el OPS (Promedio de embasado sumado al slugging) termine sobre .900.

Es un deseo que el propio Altuve se impuso antes de iniciar la campaña. Y, tras completar la jornada de este 22 de mayo, el segunda base de los Houston Astros tocó por primera vez durante la zafra en curso.

José Altuve conectó dos inatrapables ante los Texas Rangers, incluido su noveno vuelacercas del año. Al soltar, además, su quinto doble en el mismo choque, los números individuales del beisbol subieron de forma sustancial. A pesar de que average de Altuve está en .283, su OPS llegó a .941, el más alto de los Astros.

“Si ves 2014 y 2015, tenía promedio sobre .300, pero el OPS no estaba ni cerca de los .900”, declaró Altuve al Houston Chronicle. “Si ves 2019 y creo que bateé 30 o 40 puntos menos, tuve .900 (de OPS). Eso es lo que describo como una buena temporada para mí. Obviamente quieres terminar con ambos–.300 de average y .900 de OPS”.

La clave para que el objetivo estadístico del jugador luzca más viable, es su mejoría en la disciplina dentro de la caja de bateo. El camarero comenzó a golpear la pelota con más contundencia durante el mes de mayo y cada vez se embasó con más continuidad, razón por la que el OPS aumentó aceleradamente.

Antes de iniciar el compromiso del domingo, Altuve bateó cinco extrabases y dejó OBP de .370 durante los pasados siete días. Durante ese periodo consiguió OPS de 1.063, muestra del buen momento que atraviesa.

Mayo dulce para José Altuve

La línea estadística de José Altuve en el primer mes de la campaña regular quedó como una de las peores de su carrera. Ligó para .179 y con OPS de .518 quedó muy lejos de la meta que se estableció antes de comenzar todo: .900.

Llegó una lesión en el tendón de la corva izquierda que lo mandó a la lista de inactivos por varias semanas, pero que le permitió hacer ajustes. Una vez volvió a la alineación de Dusty Baker, regresó a esa forma de bateador productivo que tanto temen los lanzadores del máximo nivel del deporte.

Altuve liga para .333 con siete cuadrangulares y OPS de 1.109 desde que comenzó mayo. Recuperó la potencia de los contactos y dejó de intentar golpear envíos malos, una combinación que, con las condiciones de una figura, elevaron su línea estadística en la zafra a niveles de estrella.

“Estoy buscando más consistencia y trato de ser productivo. Recibir más boletos, llegar más a las bases. No solo dar jonrones me ayudará”, afirmó el pelotero. “La situación del juego dictará lo que debo hacer. A veces llegar a base, otras traer el corredor al plato. Si solo pienso en eso, probablemente me irá mejor y seré más productivo para el equipo”.

Ningún otro criollo rindió a un nivel similar al de Altuve. Y no se debe a un bajón del colectivo, sino porque el camarero del conjunto sideral cerró como uno de los mejores toleteros de las mayores y hasta candidato para quedarse con el premio al Jugador de la Semana en la Liga Americana es.

Escrito por: César Sequera Ramos |@CesarSequera11

Foto: Houston Astros

Botón volver arriba