Luis Arráez y una capacidad para hacer contacto histórica

¿Alguien recuerda qué decían los periódicos de Minneapolis de Luis Arráez a mediados de mayo de 2019, cuando hizo su debut en las Grandes Ligas? Pues por si la memoria falla, fue algo más o menos así: el venezolano fue una opción de último momento ante una crisis de lesiones que atravesaban los Mellizos de Minnesota de Rocco Baldelli. 

En los Mellizos no esperaban que Luis Arráez se mantuviera mucho tiempo en el equipo grande. Para ellos, aún le faltaba crecer un poco más. Es cierto que era uno de los 15 mejores prospectos de la organización para 2018, pero no estaba cerca de los 100 mejor considerados de todas las Mayores. Una de las razones es que el venezolano es un bateador diferente a lo que se busca en esta era: no va a dar muchos cuadrangulares, y todo es por la naturaleza de su swing y su estilo al bate. 

Luis Arráez en ese momento no solo convenció a Minnesota, también lo hizo con todas las Grandes Ligas. Se quedó en el equipo por el resto de la temporada, y hasta terminó sexto en las votaciones para el Novato del Año de la Liga Americana. Lo logró sin muchos vuelacercas, sin ser un bateador de mucho poder, pero con un endemoniado contacto. 

El gran debut de Luis Arráez en Grandes Ligas 

Mucho se ha hablado de la precocidad ofensiva de Ronald Acuña Jr. y Gleyber Torres. Y con mucha razón. Ambos comenzaron sus caminos en MLB con un ímpetu como muy pocos venezolanos lo han hecho. Llegaron envestidos como unas de las mayores promesas de su generación. Hicieron el grado un año antes que Luis Arráez que, muchas veces arrastrando menos poder mediático, ha logrado cosas más que interesantes con Mellizos de Minnesota. 

Por ejemplo: en su primera campaña en Grandes Ligas, Luis Arráez, con 22 años, solo dio cuatro jonrones. Bateó para .334 de average con 366 apariciones en el plato. Si se busca en los últimos 100 años (desde 1921 hasta nuestros días) a los jugadores con mejor promedio de bateo en su primer año en MLB, con al menos 300 apariciones, el yaracuyano está en el top 10. Así de bueno fue su debut. 

Solo tuvo a ocho jugadores por encima: 

  • George Watkins: .373 de average, Cardenales de San Luis. 1930 
  • Lloyd Waner: .355 de average, Piratas de Pittsburgh. 1927 
  • Ichiro Suzuki: .350 de average, Marineros de Seattle. 2001 
  • Cuckoo Christensen: .350 de average. Rojos de Cincinnati. 1926 
  • Wade Boggs: .349 de average. Medias Rojas de Boston. 1982 
  • Dale Alexander: .343 de average. Tigres de Detroit. 1929 
  • Paul Waner: .336 de average. Piratas de Pittsburgh. 1926 
  • Roy Weatherly: .335 de average. Indios de Cleveland. 1936 

Y si de esa lista se selecciona a los que lo hicieron con menos edad que los 22 años de Luis Arráez en llegada a Grandes Ligas, solo se subrayan dos nombres: Lloyd Waner (lo hizo con 21 años) y Roy Weatherly (con 21 años). 

Un cambio que Luis Arráez buscó 

Al menos en los que respecta a su enfoque, todo sigue igual para Luis Arráez. Nunca buscó que una de sus conexiones terminara en las gradas y su prioridad siempre fue hacer un contacto sólido. Sin embargo, personas a su alrededor sabían que la fuerza del jugador iba a despertar pronto. 

Uno de ellos es Frank Valdez, un instructor de bateo privado que radica en Miami. Trabajó con Arráez y Nelson Cruz durante la temporada baja e hicieron algunos cambios en los movimientos del venezolano para pegarle a la pelota con más fuerza. No porque desee ser un jonronero, sino para convertirse en un bateador más completo. 

“Espero convertirlo en un mejor bateador, uno más completo”, dijo Valdez. “Porque Luis hace mucho contacto. Podemos aprovechar la cantidad de contacto que hace y encontrar algunas opciones en las que pueda elevar algunos lanzamientos y hacer un par de cosas de manera diferente”. 

La mecánica en el plato de Luis Arráez cambió ligeramente en 2022. Valdez explicó que los hombros del venezolano están en una posición que ahora le permiten elevar un poco el swing y aprovechar los lanzamientos que se quedan en el centro del plato. Asimismo, realizó un régimen de entrenamiento para fortalecer las piernas, sitio en el que se almacena la fuerza de un toletero. 

“Es realmente impresionante la forma en que puede ir y venir entre dejar que la pelota viaje. Y rociarla por todo el campo. Pero también que le lancen pegado. Rápidamente golpearla lejos”, dijo Rocco Baldelli, mánager de los Twins. “Hace que parezca bastante fácil. No es fácil. Y la mayoría de la gente no puede hacer ambas cosas. Simplemente no son capaces”. 

Y podría ser el inicio de una nueva faceta de Luis Arráez. El comienzo de una transformación que llevará a uno de los mejores bateadores en lo que respecta al contacto a ser una amenaza preparada para hacer daño a lo grande. 

“Te lo digo, está llegando. Su mentalidad va a cambiar. Obviamente, su cuerpo va a cambiar. Cuanto más siga produciendo, comprenderá que ha estado funcionando. Va a estar en la cima de la liga», cerró Frank Valdez. 

Escrito por: César Sequera Ramos |@CesarSequera11 

Foto: Minnesota Twins 

Botón volver arriba