Mets: ¿Por qué James McCann y no J.T. Realmuto?

No existía reportero de las Grandes Ligas que no se atreviera a predecir que los Mets iban a firmar a J.T. Realmuto. El equipo de Queens necesitaba un receptor y, con un nuevo dueño con la mayor riqueza dentro de los propietarios de Major League Baseball (MLB), parecía sencillo animarse a hacer ese vaticinio. Pero no. El receptor escogido por Nueva York es James McCann, quien firmará un contrato por cuatro temporadas a cambio de 40 millones de dólares.

¿Cómo fue eso posible? Después de todo, Realmuto se ganó el derecho de ser considerado el mejor receptor del beisbol. Sus facultades ofensivas y brillantez detrás del plato nadie las equipara en la actualidad, por lo que si los Mets deseaban un careta, deberían haber apuntado a lo más alto. O no, necesariamente.

La realidad es que el equipo que ahora tiene como arquitecto Sandy Alderson tiene más de un área por fortalecer. Además de la receptoría, los Mets necesitan un jardinero central, profundidad en el bullpen y más brazos para la rotación. Para cubrir todo eso, no se podían gastar todos los recursos en un solo pelotero, por más dinero que tenga Steven Cohen o cuan bueno sea Realmuto.

La nomina de los Mets costaba, antes de la firma de McCann, poco más de 143 millones de dólares anualmente. Ante eso, la gerencia metropolitana podía gastarse 67 millones de dólares sin pasarse el límite salarial y pagar un impuesto de lujo. Para distribuir equitativamente esa suma disponible, la directiva tenía que ajustar sus pretensiones.

Y con la firma de James McCann, los Mets consiguieron un receptor bastante productivo. Desde 2019, el cátcher se ha establecido como uno de los mejores jugadores ofensivos en su posición y defensivamente mejoró considerablemente, especialmente en el arte de engañar a los árbitros con los envíos malos.

JugadorOPS+wRC+Carreras salvadas por convertir strikesCarreras Salvadas% de atrapados robandoWAR
J.T. Realmuto1231253-125%1.4
James McCann1441442533%1.3
Números en 2020

Pese a la cercanía entre las estadísticas de ambos jugadores, nadie puede negar que Realmuto es una mejor opción. Sus dos Bates de Plata y un Guante de Oro son pruebas de eso, sin embargo, los Mets se fueron por la opción que les permitirá fortalecer otras áreas. Y con McCann, encontraron un receptor sólido, que las últimas zafras evolucionó bastante.

De los 67 millones que podía gastar la gerencia de los Mets, solo usaron 10 millones para cubrir el espacio de la receptoría. Para firmar a Realmuto, de acuerdo a la proyecciones de MLB Trade Rumors, habrían sido necesarios 25 millones de dólares por campaña, como mínimo.

¿Ahora qué viene para los Mets?

La temporada baja arrancó de forma positiva para los Mets. Primero firmaron a Trevor May para sumar un brazo poderoso para su inefectivo cuerpo de relevista y con James McCann tienen a su receptor titular por los próximos cuatro años. Ahora el jardín central y la rotación son próximas necesidad por cubrir.

Gracias a las reservas que mantienen, los Mets lucen como los favoritos para contratar a George Springer, estelar patrullero que terminó su contrato con los Astros. El pelotero de 31 años de edad ha mostrado ser un toletero productivo y un defensor de la pradera central sobre el promedio, por lo que luce como una opción que encaja perfectamente en Nueva York. Y los Mets, con su multimillonario propietario, pueden cumplir sus peticiones económicas.

Las páginas especializadas en movimientos de las Grandes Ligas afirmaron que Springer aspira a un contrato con un sueldo de 25 millones de dólares anuales. De ser cierto y, los Mets contratarlo por esa suma, todavía les restaría un aproximado de 32 millones de dólares para seguir fortaleciendo su róster sin superar el límite salarial.

Contaría con fondo para buscar a lanzadores como Masahiro Tanaka, Jake Odorizzi, José Quintana o James Paxton. Incluso, de mostrar poder de negociación, el alto mando podría apuntar a Trevor Bauer, quien es candidato a firmar un acuerdo multianual por un sueldo ligeramente superior a los 30 millones de dólares. Además, el excéntrico serpentinero ya mostró gusto por los nuevos mandamases de los Mets.

Por eso los Mets se decantaron por James McCann y no J.T. Realmuto. Claramente el careta que jugó con los Phillies en 2020 es superior, pero la otra opción le permite a Nueva York guardar reservas para otras necesidades. Sin embargo, solo concretando esas otras firmas hará que su escogencia inicial sea brillante y no un plan fallido.

Escrito por: César Sequera Ramos |@CesarSequera33

Foto: Twitter

Botón volver arriba