Ronald Acuña es la gacela de Grandes Ligas

Ronald Acuña, jardinero de Bravos de Atlanta, es una verdadera gacela a la hora de correr las bases en encuentros de Grandes Ligas, según reveló un estudio MLB.com publicado este viernes.

El análisis, realizado por los cronistas David Adler, Thomas Harrigan, Matt Kelly, Sarah Langs y Andrew Simon con la ayuda de expertos en física, demostró que Acuña es uno de los atletas más rápidos al momento de transitar por los senderos.

Los estudios determinaron que Acuña alcanza una velocidad de 30 pies por segundo durante sus esprintadas, algo comparable con lo que registran los practicantes de atletismo.

Los científicos explicaron que Ronald Acuña es uno de los hombres con más capacidad de aceleración  entre los que participan actualmente en la Major League Baseball (MLB), después de revisar su comportamiento en 95 jugadas en las que tomó un buen salto para llegar a distintas estaciones.

Ronald Acuña, un corredor que le saca provecho a su explosividad

Acuña le sacó provecho a su explosividad en sus dos primeros torneos en el Big Show. Es catalogado, por periodistas deportivos, como uno de los mejores estafadores en una época en la que las formaciones especiales defensivas, basadas en conocimientos sabermétricos, y el ataque amparado en el poder están de moda.

Según Baseball Reference, el patrullero venezolano, ganador del premio Novato del Año en 2018 y de un Bate de Plata en 2019 –ambos en la Liga Nacional-, consiguió 53 hurtos en 67 intentos, realizados en 267 choques. Gracias a su agresividad, tuvo éxito en 79,1% de sus viajes a otros cojines, algo que demuestra su rapidez.

En 2019, la segunda de sus justas en MLB y primera en la cual fue escogido para representar a la Nacional en el Juego de Estrellas, se erigió como el máximo robador del viejo circuito con 37 escamoteos. Apenas lo retiraron en nueve ocasiones.

El venezolano es un invitado constante a la zona de anotación

Ronald Acuña, a quien Adler comparó con el velocista jamaiquino Usain Bolt (múltiple medallista olímpico), también emplea sus galopadas para tocar, de manera constante, a la zona de anotación. Se podría decir que su hábitat natural es el home plate.

En sus dos primeras zafras en la Meca de la Pelota, contabilizó 205 anotadas y en 2019 encabezó el departamento en la Liga Nacional con  127, mismas que consiguió después de disputar 156 duelos. Se perdió los cotejos de la última semana de la fase regular por lesión.

Gracias a su velocidad, acompañada de una fuerza que le permitió sacudir 67 jonrones en dos citas, Acuña se convirtió en el segundo criollo en completar el 30-30 luego del ya retirado Bob Abreu. Lo hizo al registrar simultáneamente 41 bambinazos y 37 robos de base en 2019.

El cielo parece ser el límite de un Acuña que, sin temor a equivocarse, es el rostro más representativo de un Atlanta que, con él como piedra angular, tratará de obtener un título de Serie Mundial que le es esquivo desde 1995.

Por: Joseph Ñambre | @JosephSports27

Foto: MLB

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba