¿Por qué el club de los 3.000 no tendrá más socios?

Mientras se escuchaban gritos de celebración cuando Miguel Cabrera conectó su hit 3.000 de por vida en las Grandes Ligas, era inevitable pensar cuándo se podrá vivir algo similar. Quién sería el responsable de responder continuamente sobre ese momento o lo que hará cuando lo consiga. De momento, no hay un nombre que se asome como candidato. 

Porque Cabrera es un beisbolista en extinción. Esos jugadores que salen al terreno adoloridos, que evitan a toda costa la lista de lesionados y que tienen una necesidad abismal por hacer contacto están desapareciendo. 

¿La razón? Está al frente de los ojos de todos. Esa petición de los equipos por aumentar la cantidad de carreras, modificaron el estilo del swing de los bateadores. Perfectamente lo explicó José Altuve recientemente. A los jugadores los motivan a buscar extrabases y no repudiar los ponches como en el pasado. Para ellos, es más satisfactorios soltar conexiones que los ayuden a tener un OPS de .900 y a almacenar muchos sencillos para tener un promedio de .300. 

Asimismo, cualquier directivo actual estará igual de contento con un boleto que con un sencillo. Cabrera es de los últimos de la escuela anterior. Siempre intentó chocar la pelota y, como ha mostrado durante sus últimos años, no le incomodará batear puros hits dentro del cuadro si eso ayudará a los Tigers a conseguir victorias. 

“Siempre ha tenido un alto coeficiente intelectual para el juego”, comentó Al Ávila, gerente general de los Tigres de Detroit en Bally Sports. “Desde temprano en su carrera se veía que iba a ser un gran jugador porque el Señor le dio ese talento”. 

Es por eso que Miguel Cabrera siempre se asomó como un bateador digno de pertenecer al club de los 3.000 hits. Llevar la pelota a la banda contraria, aprovechar las formaciones especiales del contrario y no enfocarse en llevar la pelota a las gradas. Esas características que también tenían Roberto Clemente, Pete Rose, Stan Musial, Ichiro Susuki y apenas otros 29 jugadores en la historia de las Grandes Ligas. 

Posibles socios al club de los 3.000 hits

Ver al universo de las Grandes Ligas celebrar que el club de los 3.000 hits tiene un nuevo socio es satisfactorio, pero también inquietante. Causa alegría porque ver a un latino generar tantas emociones positivas, aunque también incertidumbre porque hay razones para pensar que eso más nadie lo va a generar.

Una vez que se oficializó que Miguel Cabrera tiene 3.000 incogibles de por vida, es inevitable pensar ¿quién será el siguiente en conseguirlo? Y, aunque hay varios candidatos potenciales, ninguno de ellos será un miembro automático cómo lució el criollo durante el último lustro.

Entre los jugadores activos que están más cerca de los 3.000 hits, son pocos los que lucen con posibilidades. Ya sea por edad o ritmo ofensivo actual, no lucen como potenciales miembros del club de los 3.000 hits y hacen pensar que Miguel Cabrera es el último de su especie.

JugadoresHits de por vidaTemporadas/Años
Robinson Canó2.63117/39
Yadier Molina2.11619/39
Joey Votto2.03516/38
Nelson Cruz1.92418/41
Elvis Andrus1.87514/33
Andrew McCutchen1.84014/35
Evan Longoria1.81814/36
José Altuve1.78312/32
Justin Upton1.74815/34
Freddie Freeman1.72513/32
*Números antes de la jornada del 26 de abril de 2022

No es tan complicado eliminar nombres de esa lista. Canó, Cruz y Molina están en la fase final de su carrera, por lo que no tendrán el tiempo suficiente para acercarse. De hecho, el receptor ya anunció su retiro al finalizar esta zafra y no extrañaría que los Mets dejen en libertad pronto al segunda base.

Votto, un poco más joven, se convirtió más en un toletero de poder y alguien que disfruta negociar bases por bolas. Asimismo, es otro veterano que no pareciera contar con el tiempo suficiente para soltar los 965 imparables que le restan.

Elvis Andrus lucía como un jugador que se iba a unir al club de los 3.000 hits, pero sus últimos años ofensivos no fueron buenos y ahora es más que probable que se quede corto. Igual a McCutchen y Longoria, quienes sufrieron problemas físicos que mermaron sus producciones con el madero. Justin Upton tampoco está en consideración.

Asimismo, hay dos nombres que podrían tener posibilidades. José Altuve y Freddie Freeman lucen como candidatos a no dejar que los bateadores con 3.000 hits desaparezcan. Todavía son relativamente jóvenes, tienen un ritmo de producción que les permitiría llegar a esa cantidad dentro de varios años y no son beisbolistas propensos a lastimarse.

Sin embargo, habrá que esperar muchos años para ver si será posible o no. La realidad es que Miguel Cabrera lo consiguió y es parte del olimpo del bateo. Un lugar casi imposible de alcanzar y predilecto para leyendas del deporte.

¿Posibilidades de José Altuve?

Entre los posibles candidatos, José Altuve es el que pareciera estar mejor posiciones. Por sus características como jugador, habilidades mostradas en el pasado, edad y estatus actual, podría conseguirlo, sin embargo, ¿es tan factible? 

El segunda base actualmente se encuentra en la lista de lesionados, pero no se espera que se pierda gran parte de la temporada. Cuando vuelva a la alineación de los Astros, Altuve tendrá 1.783 hits y 32 años de edad. Una diferencia de 1.217 incogibles que no serán sencillos de conseguir en las condiciones actuales. 

Si tomamos las últimas tres campañas en las que se disputaron 162 juegos por equipo en las Grandes Ligas, Altuve promedió 161 imparables por zafra. Con ese ritmo, necesitará otros ocho años para lograrlo y mantenerse activo en el máximo nivel del beisbol a los 40 años de edad. 

El camarero dejó un anémico average de .167 en nueve duelos del presente curso de la Major League Baseball (MLB). Consumió 36 turnos y disparó seis hits, algo poco común para alguien que lució un promedio vitalicio de .307 en 12 torneos. 

¿Cuál es la causa del bajón? James Yasko (periodista del portal Chron) halló mediante el análisis de estadísticas avanzadas que le permitieron determinar que el carabobeño impacta la bola con menos fuerza. Las conexiones de Altuve tienen un promedio en 2022 de 85.8 millas por hora, una media debajo de lo mostrado durante su carrera (87.1). 

Pero no hay razones para pensar en un declive. La verdadera amenaza de Altuve y sus posibilidades de llegar a 3.000 hits es el tiempo y las lesiones. Irónicamente es el jugador que mejor posicionado está, así que lo conseguido por Miguel Cabrera es algo que muchos tiempo que nadie podrá emular. 

Botón volver arriba