Arráez es un “dolor en el trasero” para los pitchers, incluso sin hacer swing

Su impresionante habilidad para hacer contacto con la pelota, convierte a Luis Arráez en uno de los bateadores más exitosos dentro de la alineación de los Mellizos; sin embargo, no es la única cualidad que lleva a la mesa el criollo cada vez que viaja al cajón de bateo, y es que incluso cuando se rehúsa a mover los brazos y a abanicar, está colaborando considerablemente con la causa de su organización.

En sus primeros 24 desafíos de la presente campaña, el oriundo de San Felipe registró una línea ofensiva de .289/.400/.373, con un par de dobles, un triple, otro jonrón y 11 carreras remolcadas. De todas esas respetables estadísticas, indudablemente que la más resaltante es la del porcentaje de embasado.

Mucho de ello tiene que ver con sus 24 incogibles, pero también con una característica paciencia que lo ha llevado a ganar 14 boletos en 2021, mientras que apenas se ha ponchado en 11 ocasiones.

Obliga a los lanzadores contrarios a meterse en esas cuentas incómodas“, le dijo el mánager de Minnesota, Rocco Baldelli, al Star Tribune sobre Arráez. “No persigue pitcheos malos. Conecta fouls y fouls. Los hace trabajar muy fuerte. Apuesto a que es un dolor en el trasero (para los pitchers) cuando se para en el plato“, añadió.

Un arma letal hasta en sus breves bajones:

Por lo general, el venezolano suele combinar en un mismo desafío sus habilidades de contacto y de ganar boletos, pero lo más interesante de su caso es que cuando atraviesa los inevitables “slumps” por los que pasa cada toletero en algún punto, su envidiable paciencia lo mantiene como una amenaza constante para los rivales.

En tres desafíos entre el 27 de abril y el primero de mayo, Arráez no conectó incogibles en 13 apariciones al plato; sin embargo, consiguió tres pasaportes – además de ser golpeado en una oportunidad – para contribuir con una anotada y otra remolcada en ese período de “sequía”.

“Como los serpentineros tienen que trabajar de más, pueden terminar sin lanzar la pelota como deseaban a medida que van pasando los turnos“, explicó Baldelli. “Así que él hace mucho. Hay beneficios periféricos en el tipo de turnos que consume”.

Tras 148 encuentros disputados como ligamayorista desde su estreno en 2019, Arráez, de 24 años de edad, acumula un promedio de .324 puntos, con un OBP de .392 y 58 boletos ganados por apenas 51 ponches.

Debido a su estricto proceso de selección de pitcheos y al elevado porcentaje de éxito que tiene cuando decide comprar, algunos portales especializados han candidateado al paleador de los Mellizos como un posible ganador de títulos de bateo en un futuro cercano.

Escrito por: Andrés Espinoza Anchieta | @AndresEspinoza

Foto: AP.

Botón volver arriba