Cinco predicciones para jugadores venezolanos en la segunda mitad

Los pronósticos son tan parte del beisbol como cualquier otra cosa para los aficionados y expertos. ¿Cuántos jonrones conectará fulano? ¿Qué tan efectivo será mengano? ¿Podrá zutano llenar las expectativas?

Algunos optan por ponerle “jugo” a sus apuestas en el terreno de juego y ganar dinero con ellas; otros, como los periodistas, lo hacen netamente por un tema laboral, mientras que también está el grupo de gente que lo hace por mera diversión.

Sea cual sea el caso, la culminación de la primera mitad de la presente temporada de las Grandes Ligas reabre la ventana de posibilidades para las predicciones.

A continuación presentamos cinco pronósticos alrededor de peloteros venezolanos para la etapa complementaria del vigente torneo.

Miggy llegará a los 600 dobles:

La apuesta “fácil” sería decir que Miguel Cabrera alcanzará una de sus dos metas principales de la actualidad: los 500 jonrones (la otra son los 3.000 hits).

Sin embargo, aún cuando nada está garantizado, en especial con un bateador en descenso como el maracayero, los seis cuadrangulares que le restan para cristalizar dicho objetivo parecen más que probables; después de todo, sería uno menos de los que conectó en la primera parte del campeonato.

Ahora, si bien los 600 batazos de dos bases también están a su alcance, significan una tarea un poco más compleja. El dos veces MVP necesita de 13 dobles para registrar la marca, cifra que no consigue en una misma campaña desde 2017, cuando sacudió un total de 16.

Pero con la salud de su lado, Cabrera todavía cuenta con la fuerza suficiente como para llevar la pelota a los callejones y así poder tomar esa almohadilla adicional que lo lleve a una nueva cifra redonda. A pesar de sus pálidos números globales, el 11 veces All-Star continúa conectando la pelota con contundencia (percentil 87 en HardHit%).

Altuve implantará marca personal de HR:

Después de un irreconocible desempeño en 2020, José Altuve ha demostrado estar de regreso este año en los puestos élite entre los camareros de las Grandes Ligas.

Una de las principales muestras de ello ha llegado en la categoría de poder. Luego de sacudir apenas cinco bambinazos durante la recortada campaña anterior, el MVP de la zafra 2017 registró 20 en la primera parte de la actual contienda.

Su récord personal en un mismo año es de 31, cifra que consiguió en 2019. En esa temporada, Altuve despachó 18 de sus vuelacercas antes del Juego de Estrellas, por lo que está en mejor posición en esta ocasión para superar esa barrera.

Asimismo, el segunda base de los Astros marca un porcentaje de 20.8% en el renglón de jonrones por turnos al bate, el segundo más alto de su trayectoria en el mejor beisbol del mundo.

Salvador se montará en el potro de las 100 CI:

A lo largo de su carrera como ligamayorista, Salvador Pérez ha sido fuente de producción continua para los Reales, con excepción de la temporada 2019, cuando no disputó ni un solo compromiso mientras se recuperaba de un procedimiento quirúrgico.

No obstante, algo que ha eludido al valenciano hasta los momentos ha sido poder llegar a las 100 carreras remolcadas en una misma campaña; de hecho, “Salvy” tampoco ha podido subirse al potro de las 90 todavía.

Su marca personal es de 80, número que registró en años corridos en 2017 y 2018. En el primero de esos torneos, Pérez alcanzó 57 impulsadas en la primera mitad y parecía encaminado a lograr el centenar, pero algunos problemas físicos limitaron su actuación en la parte complementaria a tan solo 49 choques.

De acuerdo a ESPN, el máscara de Kansas City proyecta quedarse ligeramente corto en este momento (96), pero con un margen tan pequeño y con la explosividad ofensiva que ha mostrado Pérez este año, la meta de las 100 fletadas luce bastante probable, siempre y cuando la salud lo acompañe.

Germán cerrará como líder en juegos completos:

Tras superar algunas pifias en el arranque de la temporada, Germán Márquez ha lucido como el lanzador estelar que los Rockies saben que puede ser, al punto de recibir hace unos días su primera invitación al Juego de Estrellas.

Incluyendo una apertura en la que perdió su “no-hitter” a falta de solo tres outs, el diestro ha completado tres encuentros en lo que va del año, líder absoluto de todo el beisbol en ese departamento durante la primera mitad.

La predicción en este caso reza que el oriundo de San Félix vivirá una segunda parte de ensueño, en la que completará cuando menos dos más de sus presentaciones y finalizará con la mayor cantidad en las mayores.

Márquez tuvo su segunda mayor cantidad de entradas lanzadas antes del “Clásico de Mitad de Temporada” este año, con un total de 112.1. Esa cantidad es solo superada por la cifra que marcó en la primera mitad de 2019 (127.1 IP), temporada en la que consiguió el que era su único juego completo antes del inicio de esta zafra.

Las expectativas con la segunda mitad de Márquez son tales que, de no ser porque hay tantos candidatos con desempeños espectaculares hasta ahora, también me atrevería a pronosticar que recibirá algunos votos para el premio Cy Young de la Liga Nacional.

Keibert cambiará de equipo:

Mucho se ha especulado en años recientes con la posibilidad de que Keibert Ruiz salga de los Dodgers. Esto ante la pared que representa Will Smith para el joven criollo en la receptoría de los californianos.

Sin duda, no es un movimiento que la directiva de Los Ángeles esté ansiosa por hacer, tomando en cuenta que el valenciano es uno de los mejores caretas jóvenes de todo el beisbol en la actualidad y que sus números en triple A se han ido abultando con el pasar de las últimas jornadas.

Pero en una divisa que tiene todos los planes de obtener el bicampeonato, los refuerzos siempre son necesarios, en especial cuando hay dos organizaciones en su misma división que representan serios obstáculos en el camino, como es el caso de los Gigantes y los Padres.

Bien sea en un paquete para reemplazar a Trevor Bauer, quien sigue bajo investigaciones de MLB tras acusaciones en su contra por agresión sexual y no se sabe cuándo podrá regresar a la loma, o para fortalecer el campocorto en caso de que los problemas físicos de Corey Seager continúen marginándolo de la acción, el alto mando de los Dodgers difícilmente se quedará de brazos cruzados en el transcurso de las próximas semanas hasta la fecha límite de cambios del 30 de julio.

Y como no es secreto para nadie, con miras a obtener material de primera en un canje, es necesario entregar lomito de vuelta. Ruiz, indudablemente, será una o la pieza más solicitada por los conjuntos rivales a la hora de concretar un pacto, y en su latente deseo por implantar una dinastía en la gran carpa, Los Ángeles podría quedarse sin otra opción más que ceder.

Escrito por: Andrés Espinoza Anchieta | @AndresEspinoza

Foto: Cortesía Astros.

Botón volver arriba