El coronavirus puso en vilo la temporada 2020-2021 de la LVBP

La realización de la cita 2020-2021 de la Liga Venezolana de Béisbol Profesional (LVBP) no está garantizada, debido a las restricciones sanitarias que se aplican en el país, para tratar de frenar la propagación del coronavirus.

 

En un comunicado oficial de la LVBP, institución presidida por Giuseppe Palmisano, que fue firmado por los representantes de los ocho equipos del circuito se dejó claro que todos los involucrados se esfuerzan para llevar a cabo la próxima campaña.

 

Sin embargo, todavía no hay seguridad de que eso ocurra, porque no existen garantías de que el COVID-19 sea erradicado para noviembre, cuando arrancaría la cita criolla.

 

“Desde que se declaró la emergencia nacional sanitaria, debido a la aparición del COVID-19, virus al cual nuestro país como el resto del mundo no escapa de su amenaza, se ha afectado seriamente el normal desenvolvimiento de los procesos que se necesitan cumplir para ofrecer el acostumbrado espectáculo de calidad”, reza parte del escrito publicado en LVBP.com.

 

“Hoy (el martes) están presentes factores que lamentablemente la LVBP no controla, la certeza de un restablecimiento normalizado de vuelos internacionales, así como el ascenso de contagios por el virus citado que trastoca la certidumbre de los días por venir”.

 

 

Una realidad

 

Para llevar a cabo la contienda de LVBP se necesitarán aplicar medidas especiales, tal y como pasó en la Major League Baseball (MLB) y en otros torneos de renombre como el japonés (NPB), el surcoreano (KBO) y el taiwanés (CPBL).

 

Ello incluiría la aplicación del distanciamiento social, la desinfección constante de los estadios y practicar pruebas tanto a atletas como a entrenadores para determinar si están contagiados. Eso permitiría detectar focos, tal y como pasó en MLB con Marlins de Miami, Cardenales de San Luis, Filis de Filadelfia y Rojos de Cincinnati.

 

Pero la posibilidad de poner en marcha la competición luce utópico, pues hubo repunte de los casos positivos en nación, pues en la última semana se registraron más de 1.000 infectados diarios, de acuerdo con cifras oficiales.

 

La LVBP no es el único ente deportivo que no sabe, a ciencia cierta, si efectuará su justa, pues la Superliga de Baloncesto y la Liga de Fútbol de Venezuela (FUTVE) siguen paralizadas por falta de respuestas de las autoridades del gobierno de Nicolás Maduro que, hasta el martes, contabilizaron 34.802 portadores y 288 fallecidos por causa del virus en la patria.

 

Carrera contra el tiempo  

 

Navegantes del Magallanes, Leones del Caracas, Caribes de Anzoátegui, Cardenales de Lara, Tigres de Aragua, Águilas del Zulia, Bravos de Margarita y Tiburones de La Guaira manifestaron en el documento de la LVBP que el tiempo determinará si se cancelará o no la justa.

 

“El tiempo es un factor determinante para brindarle a la fanaticada venezolana una nueva temporada con el estándar. A escasos meses para lo que sería la jornada inaugural de la zafra 2020-2021, tenemos el deber de manifestar muy responsablemente que el montaje del evento favorito y más esperado del pueblo venezolano se hace cada vez más complejo”.

 

Todos los combinados ratificaron que su meta es que sí se pueda jugar el campeonato, con el objetivo de que darle una alegría a las personas que cumplen un confinamiento por el coronavirus.

 

“Nuestra intención es y seguirá siendo organizar un campeonato para jugar béisbol”.

 

Otra traba

 

La LVBP también debe batallar por conseguir que Aragua y Magallanes, catalogados como fundaciones por la Oficina de Control de Bienes Extranjeros de Estados Unidos (OFAC), sean reconocidos como entes privados, porque de lo contrario su participación en el torneo “pendería de un hilo”.

 

Para conseguirlo, Palmisano requiere reunirse con los miembros de la OFAC en suelo norteamericano, algo que no pasará todavía, porque no se realizan viajes en momentos de cuarentena por COVID-19.

 

Si no se demuestra que Magallanes y Aragua son cuadros independientes de Maduro, la MLB impedirá que mánagers, coaches y beisbolistas de las 30 tropas del Big Show, trabajen en la “Cuna de Simón Bolívar”.

 

La MLB no quiere tener problemas con Donald Trump, mandatario estadounidense, que aplicó sanciones a las personas que establezcan negociaciones con Maduro y otros personajes del oficialismo.

 

“Son conocidos públicamente los esfuerzos realizados para restablecer el orden jurídico de los equipos Tigres de Aragua y Navegantes del Magallanes (…) Este proceso requiere el cumplimiento de exigencias muy específicas, para así demostrar que ambas divisas pueden operar en el marco del convenio en el que deben interactuar con MLB”.

 

Fe intacta

 

Pese a todos los obstáculos, los miembros de la LVBP piensan que hay esperanza de poder celebrar la zafra.

 

“Estamos convencidos que superaremos estos obstáculos y nos reencontraremos más temprano que tarde en los estadios venezolanos, disfrutando de cada jugada, picheo y batazo del talento criollo en constante ascenso”.

 

Sólo el tiempo y el “comportamiento” del COVID-19, una enfermedad que de acuerdo con la Universidad Johns Hopkins “cobró la vida” de 772.782 individuos en el planeta, determinarán su habrá o no LVBP a partir de noviembre, un deseo que luce bastante complicado, sobre todo, cuando el virus obligó a las postergaciones de la Eurocopa, la Copa América –dos eventos de selecciones de balompié, y las Olimpiadas de 2020 a 2021.

 

Escrito por: Joseph Ñambre | @JosephSports27

 

Foto: LVBP

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba