Cristiano y un regreso a Manchester sin garantías de trofeos

Cristiano Ronaldo ha sido una vez más tendencia mundial, pero no por otro récord, sino porque vuelve a la que fue su primera gran casa. El Manchester United se metió a último momento para llevarse al portugués cuando parecía que llegaría a la vereda del frente con Pep Guardiola, sin embargo, el City desistió de la negociación. Los Diablos Rojos aprovecharon la oportunidad que se presentó a los pocos días de cerrar el mercado.

A diferencia de sus traspasos anteriores, CR7 arriba sin garantía alguna de conseguir algún título durante los dos años que dura su contrato. El mismo United de Sir Alex Ferguson al que llegó en 2003 venía de ser campeón de la Premier League. Si bien tardaron tres años en recuperar la corona, esa misma temporada consiguieron la FA Cup. Con el Real Madrid tampoco fue inmediato, igual cayeron los metales con el tiempo. Fichó con la Juventus, que venía de una seguidilla histórica y la alargó un par de campañas más.

Ahora nada es parecido a esos escenarios. En Old Trafford no se pasean con la Premier desde 2013. La Champions League no recorre el Teatro de los Sueños en más de una década (2008). Sus éxitos más recientes los festejaron de la mano de Mourinho con un “triplete” de clase baja: Europa League, Copa de la Liga y Community Shield en la 2016/2017.

Por la carrera del título parte detrás del Manchester City y Chelsea según puede acordar la mayoría, por funcionamiento demostrado los pasados meses. Su fichaje acorta la brecha mediáticamente, sin dudas. Con el aterrizaje de la bestia competitiva Ole Gunnar Solskjaer tendrá más expectativas sobre sus hombros, más aún después de sus declaraciones mientras se oía del traspaso de Cristiano a los rivales de la ciudad: “Sé que somos profesionales. Pero cuando jugaste en ManUnited no vas a ManCity”.

Le dieron al noruego a un atacante top4 sin discusión. Al que tendrá que juntar con Jadon Sancho, Bruno Fernandes, Edinson Cavani y Marcus Rashford, entre sus principales estrellas ofensivas. Se avecina un curso que dará mucho de qué hablar en Inglaterra, como casi siempre lo da.

Escrito por: Santiago Aceituno R / @SantiAce23

Foto: EFE

Botón volver arriba