La justicia tardó, pero finalmente llegó (a medias) para Omar Narváez

Después de haber quedado injustamente marginado en el proceso electoral de los fanáticos rumbo al Juego de Estrellas, Omar Narváez fue nombrado como un All-Star por primera vez en su carrera este sábado. ¿Justicia ahora sí? Sin duda, pero a medias.

Ante la lesión de Buster Posey, quien había sido escogido por los aficionados para que sirviera como el careta titular de la Liga Nacional en el evento, J.T. Realmuto fue ascendido para tomar su lugar en el lineup inicial, mientras que el veterano Yadier Molina obtuvo la invitación para llenar el cupo restante en la banca.

Sin embargo, el boricua optó por no asistir a la cita y en su lugar descansar una molestia recurrente en uno de sus pies. Allí, por fin, alguien pensó en Narváez.

A pesar de que podría verse como una situación en la que el criollo corrió con suerte, la realidad es que el oriundo de Maracay ha sido merecedor del reconocimiento en todo momento.

Tras 70 juegos disputados en la presente campaña, el máscara de los Cerveceros registra una sólida línea ofensiva de .306/.402/.478, con 12 dobles, ocho jonrones, 26 remolcadas y un OPS de .881 puntos.

Junto a Posey, Narváez comandaba a todos los defensores de su posición en el viejo circuito (mínimo de 150 PA) con un fWAR de 3.1 antes de la faena dominical, así como también era segundo en average, OBP, slugging, wOBA (.382) y wRC+ (141).

Una mascota también digna del clásico:

Pero el gran desempeño del ya veterano de seis zafras en el mejor beisbol del mundo, no se ha reducido a solo su producción con el madero, pues su trabajo detrás del plato también ha estado entre los mejores de su liga.

Narváez, de 29 años de edad, es apenas uno de seis caretas en su circuito (mínimo 400 innings quechados en 2021) con una cifra positiva en el departamento de carreras salvadas a la defensiva. El toletero de los lupulosos marca “2” en el mencionado renglón, lo que le permite ubicarse como el cuarto mejor.

Asimismo, tras retirar a Aristides Aquino durante el séptimo capítulo del desafío del sábado, el aragüeño alcanzó los 14 retirados en intento de robo en el actual torneo y se coló entre los tres máscaras del beisbol con mayor cantidad en lo que va del año.

En pocas palabras, Narváez no asistirá a su primer Juego de Estrellas este próximo martes en Denver por cuestión de suerte. Su cupo ha debido estar garantizado desde que se reveló la totalidad inicial de los suplentes, y ante la imposibilidad de Posey de participar, es muy discutible el hecho de que el criollo ha debido asumir la titularidad por su liga y no Realmuto.

De cualquier forma, es bien sabido que las elecciones al Juego de Estrellas son más el resultado de un concurso de popularidad que de otra cosa, por lo que incluso si llegó con una demora injusta, es satisfactorio ver que la invitación de Narváez a su primer “Clásico de Mitad de Temporada” no se terminó perdiendo en la correspondencia.

Escrito por: Andrés Espinoza Anchieta | @AndresEspinoza

Foto: AP.

Botón volver arriba