López levantó el ánimo de los Marlins al dar un paso clave en su rehabilitación

La sangre venezolana se siente con fuerza en Miami por estos días, tomando en cuenta la gran cantidad de ciudadanos oriundos del país sudamericano que habitan en la zona. La presencia criolla se ha vuelto tan significativa, que los Marlins han implementado el día de la “Herencia Venezolana”, una jornada en la que se celebran las tradiciones de dicha nación.

Pero el impacto del país, una de las principales fuentes de peloteros de nivel para las Grandes Ligas, no solo se evidencia en las distintas calles de la tropical Miami, sino también en el seno del LoanDepot Park, casa de los peces.

Miguel Rojas, quien se ha transformado en una especie de capitán dentro de la organización, Sandy León, Jesús Aguilar, Elieser Hernández y ahora también el recién adquirido Jesús Luzardo, son algunas de las piezas que brindan la sazón criolla en el combinado.

Sin embargo, uno que ha venido ganándose más y más cariño de la afición es Pablo López, gracias a un extraordinario desempeño sobre el montículo desde la recortada zafra anterior.

Debido a ello, la sorpresiva inscripción de López en la lista de lesionados el pasado 17 de julio resultó tan devastadora para los seguidores del club; y también es por ello que el desarrollo de actividades en el estadio de los Marlins este martes llenó de esperanzas al mismo grupo de aficionados.

Continuación de un todavía largo camino:

El nativo de Cabimas, que está recuperándose de una lesión en el manguito rotador de su brazo derecho, lanzó desde tierra plana antes del segundo juego de una serie de tres entre Mets y Marlins el martes. En este comienzo de la rehabilitación, López ha estado soltando desde 90 pies de distancia.

Todavía no hay una fecha probable para que el serpentinero pueda regresar a la acción con el equipo grande, y posiblemente requerirá de una o dos salidas de rehabilitación en las menores antes de que se concrete dicho retorno; no obstante, el progreso mostrado por López esta semana reaviva el ánimo de la organización, que indudablemente espera volver a contar este año con uno de sus pitchers más destacados de la actualidad.

Previo a sufrir el percance físico, el diestro registraba una efectividad de 3.03, con un WHIP de 1.08 en 19 presentaciones del vigente torneo. A lo largo de sus 101 entradas de labor hasta ahora, López había pasado por la guillotina a un total de 111 contrincantes, con solo 25 boletos regalados.

En su última aparición antes de quedar maginado por la lesión, el venezolano incluso entró a los libros de récords de las mayores, al convertirse en el primer lanzador en la historia del ente en ponchar a los nueve bateadores iniciales de un desafío.

Escrito por: Andrés Espinoza Anchieta | @AndresEspinoza

Foto: USA Today Sports.

Botón volver arriba