Diez frases célebres de Maradona, el ‘10’ del pueblo argentino

Un paro cardiorrespiratorio terminó con la vida de Diego Armando Maradona, más no terminó con su legado. “Nos deja, pero no se va, porque el Diego es eterno”, dijo Messi para resumir el dolor que atraviesa el pueblo argentino y todo el mundo futbolístico que admiró a la leyenda sureña.

Su irreverencia fuera de la cancha contrastó con la magia que tenía siempre en su pierna izquierda. Esa que lo llevó a conquistar el Mundo en el 86, a poner a vibrar a todo Nápoles y adentrarse en los corazones de los amantes al fútbol.

Gracias a su pierna zurda, con la que gambeteó a los ingleses, el Papa Juan Pablo II se atrevió a besarle la mano. “Quería ver a Maradona, no a nosotros. ¿Dónde está, decía?”, relató el “Cabezón” Ruggeri que compartió 11 años en la Selección Argentina con el ‘10’.

También con su verbo se hizo eterno, unas veces para lo malo y otras para lo bueno. Era directo, no se guardaba nada de lo que sentía y sus innumerables frases así lo confirman. Nunca pasaba desapercibido en los lugares que visitaba, se hacía notar. A menos de un mes de cumplir sus 60 años se va un genio del fútbol mundial.

Las frases memorables de Maradona

1.- “Yo me equivoqué y pagué, pero la pelota no se mancha”.

2.- “Cuando me dicen que soy Dios, yo respondo que están equivocados. Soy un simple jugador de fútbol. Dios es Dios y yo soy Diego”.

3.- “Llegar al área y no poder patear al arco es como bailar con tu hermana”.

4.- “Pase lo que pase, dirija quien dirija, todo el mundo sabe que la camiseta diez de la Selección seguirá siendo mía. Para siempre”.

5.- “De los apodos, el que más me gustó es Pelusa, porque me devuelve a la infancia. Me acuerdo de Fiorito, cuando jugaba por el sandwich y la Coca. Aquello era más puro”.

6.- “Ganarle a River es como que tu mamá te venga a despertar a la mañana con un beso”.

7.- “La primera vez que me drogué fue en Europa, en el ’82. Tenía 22 años y fue para creerme vivo”.

8.- “Antes no había fechas FIFA, los clubes te retenían el pasaporte. Aquel era otro fútbol, era otro mundo. Yo no me borré. Nunca me saqué la camiseta de la Selección”.

9.- “Entré al Vaticano y vi el techo de oro. Me dije: ‘Cómo puede ser tan hijo de puta de vivir acá y después besar la panza de los nenes pobres’. Y ahí dejé de creer”.

10.- “Tenemos que luchar por un gremio fuerte, porque la gente no va a la cancha por los dirigentes”.

También están otras tres dedicadas a personas que marcaron su carrera deportiva, y también su vida.

–  “Grondona es tan rápido que le pone un supositorio a una liebre”.

–   “Cada vez que era la hora de la comida, mi vieja decía: ‘Me duele el estómago’. ¡Mentira! Era porque no alcanzaba y quería que comiéramos nosotros”.

–   “Me siento orgulloso de mi papá, quien siempre me llevó a entrenar, pese a todas las dificultades del mundo. Había veces que tenía que ir a pedir plata para poder pagarme el colectivo”.

Por: Raúl Zambrano Cabello / @ZambranoPoesia

Foto: Agencias

Botón volver arriba