Hank Steinbrenner, un enamorado del béisbol

Este martes (14 de abril de 2020) dejó de existir Hank Steinbrenner, copropietario de Yanquis de Nueva York, y quien, en varias ocasiones, admitió estar enamorado del béisbol.

El directivo, que se unió a Los Mulos de manera oficial en 2008 y nació el 2 de abril de 1957 en Culver, Indiana, Estados Unidos, nunca ocultó su pasión por la pelota.

Ese amor por la especialidad se lo inculcó su padre George Michael Steinbrenner III, antiguo dueño del club neoyorquino y cuyo nombre lleva el estadio ubicado en Tampa, Florida, donde la escuadra disputa anualmente sus duelos de Entrenamientos Primaverales.

Aunque Hank se hizo cargo de la franquicia de la Gran Manzana una vez murió papá (2010), y tras compartir responsabilidades gerenciales con su hermano Hal, la devoción por la disciplina lo llevó a apoyar proyectos del renglón aficionado.

En 2009, fundó Hanks Yanks, un programa especial para desarrollar el talento amateur en Estados Unidos. Su intención era contribuir a la formación de nuevos jugadores y, a la vez, convertirlos en mejores ciudadanos.

Hank Steinbrenner y su gran logro deportivo

Aunque bajo su dirección Yanquis, la tropa más ganadora de la historia del Gran Circo con 27 cetros, no conquistó una Serie Mundial, el legado de Hank con el deporte de las bases y bates fue el colaborar con la aparición del beisbolistas.

Según NY Post, medio de comunicación norteamericano, muchos peloteros surgidos del plan Hanks Yanks fueron escogidos por organizaciones de Major League Baseball (MLB) en el Draft Amateur. Algunos trabajaron en Ligas Menores (MiLB) y otros llegaron al Big Show.

El elemento más famoso que emergió del Hanks Yanks fue Williams Jerez, un pítcher zurdo dominicano que previamente actuó para el equipo de escuela secundaria Grand Street Campus de Brooklyn y laboró en MLB.

Jerez disputó un par de torneos en MLB, en los cuales vistió las franelas de Gigantes de San Francisco y Piratas de Pittsburgh. Participó en 29 duelos y culminó con un récord de 1-0 con una efectividad de 5.33. Contabilizó 24 ponches y 17 bases por bolas en 25.1 innings.

El copropietario de Yanquis incursionó en el automovilismo

Hank Steinbrenner no sólo era amante del béisbol, pues también incursionó en el mundo del automovilismo, al juntarse con su hijo George Michael IV para competir en la serie Indy Car.

Ambos financiaron a un grupo de ingenieros para desarrollar los monoplazas de la escudería Steinbrenner Racing, ahora denominada Harding Steinbrenner Autosport, y tuvieron éxito recientemente. La agrupación se impuso en la prueba del Circuito de Las Américas, disputada el 24 de marzo de 2019 en Austin, Texas.

Sin duda, Hank Steinbrenner dejará un legado tanto en los diamantes como en las pistas y, a la vez, generará ansias de triunfo en unos Bombarderos del Bronx que, seguramente, tratarán de adjudicarse el cetro en la temporada 2020 de MLB –cuyo inició se mantiene aplazado por causa de la pandemia de coronavirus-, para rendirle el mejor homenaje.

Escrito Por: Joseph Ñambre | @JosephSports27

Foto: NY Post 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba