Luis Arráez continúa exhibiendo habilidades dignas de un futuro campeón bate

Lo que ha hecho Luis Arráez en las primeras de cambio de su carrera es, indudablemente, meritorio de mucho más reconocimiento. Quizás tiene que ver con que no era catalogado como un gran prospecto o el hecho de que los Mellizos sean un conjunto poco mediático, pero en sus primeros 128 encuentros como ligamayorista, el venezolano no ha hecho otra cosa más que batear.

Incluso en este comienzo de temporada, Arráez está entre los mejores toleteros de todo el beisbol. En cinco juegos con Minnesota hasta la jornada del lunes, el camarero registraba una línea ofensiva de .467/.579/.533, con un doble, tres anotadas, dos empujadas y un OPS de 1.112.

Pero más allá de miembros de su organización – por obvias razones – y de uno que otro fanático de escudriñar estadísticas, pocos conocen del extraordinario arranque de campaña del oriundo de San Felipe. Nada nuevo para él, pues ser subestimado ha sido tan característico de su joven carrera como su capacidad de batear la pelota hacia territorio de nadie.

En su campaña de estreno en la gran carpa, por allá en 2019, la “Regadera” cerró con un promedio de .334 y un OPS de .838 en 92 desafíos, y aunque su participación en la zafra anterior se vio afectada por algunos problemas físicos, Arráez se las arregló para de igual forma brillar con un average de .321 puntos en 32 cotejos.

Minnesota le abre espacio donde sea:

Su madero ha sido tan letal hasta los momentos, que a pesar de que los Mellizos cuentan con un infield repleto de talento probado en las mayores con Andrelton Simmons, Josh Donaldson y Jorge Polanco, el dirigente Rocco Baldelli no para de idear nuevas estrategas que incluyan la presencia del diminuto paleador en su alineación día tras día.

En la jornada inaugural de esta contienda, Arráez partió en el jardín izquierdo, una posición que no jugaba desde su año de debut en MLB, para luego moverse a la antesala cuando Donaldson sufrió una lesión en la corva.

“Viendo lo que tenemos actualmente y cómo están las cosas, pensamos que Luis sería nuestra mejor opción”, le comentó Baldelli a la prensa norteamericana al respecto. “Tiene tremendos turnos al bate y lo hemos visto por un buen tiempo. Sabemos de lo que es capaz. Es un gran bateador, y también ha demostrado que puede salir y hacer buenas jugadas en el jardín izquierdo”, añadió.

Además, el capataz también ha optado por alinear al criollo como su primer toletero en el orden, un puesto que inicialmente estaba previsto para el patrullero Max Kepler.

“Es probable que vean a tipos diferentes liderando el lineup y estoy seguro de que Luis será uno de los que vea una gran cantidad de juegos desde ese puesto. Creo que está emocionado de batear allí. Posiblemente sea algo que ha estado esperando. Con los turnos que tiene, es difícil no querer que esté en la alineación cada día“, explicó Baldelli.

Si bien muchas veces son tediosas, en oportunidades las comparaciones sirven para despertar el interés de personas o multitudes por un jugador en particular. Tomando en cuenta eso, resulta fascinante destacar que en sus primeras dos temporadas combinadas, Arráez tuvo una línea ofensiva de .332/.391/.429, mientras que en sus 493 apariciones al plato iniciales como bigleaguer, marcó 9.1 en el renglón de porcentaje de boletos recibidos y 8.3 en el de ponches.

Por su parte, uno de las grandes figuras de la franquicia de Minnesota en su historia, el panameño Rod Carew, acumuló una línea ofensiva de .328/.393/.429, con 9.6 BB% y 9.7 K% a lo largo de su exitosa carrera, que incluyó la obtención de siete títulos de bateo.

Este juego comparativo, como en la mayoría de los casos, no pretende vaticinar un futuro de inmortalidad para Arráez, quien a sus 23 años de edad, todavía tiene mucho que probar en el mejor beisbol del mundo; sin embargo, sí resulta intrigante la paridad en dichos números, así como la capacidad del venezolano de sobresalir en su profesión con aparente facilidad.

Arráez deberá seguir en su puja por establecerse, no solo como una figura estelar de los Mellizos, sino también como un bateador élite de la Liga Americana; alguien con el talento suficiente como para reclamar uno que otro campeonato de bateo, tal como lo hizo Carew.

Escrito por: Andrés Espinoza Anchieta | @AndresEspinoza

Foto: Cortesía Mellizos.

Botón volver arriba