Luis Jiménez tendrá sentimientos encontrados en la final Caribes-Cardenales

Cardenales de Lara y Caribes de Anzoátegui protagonizarán desde el domingo, a las 6:00 pm, la Gran Final del torneo 2019-2020 de la Liga Venezolana de Béisbol Profesional (LVBP). Esa serie será especial para Luis Jiménez, bateador designado de las aves, quien vivió momentos gloriosos con los indígenas.

Jiménez, uno de cuatro peloteros en la historia del circuito rentado nacional que colecciona
–por lo menos- 100 jonrones en duelos de ronda regular, intervendrá en su cuarta batalla por el cetro y segunda con los pájaros rojos. Las otras las jugó con Anzoátegui y Tiburones de La Guaira.

“El Gigante de Bobare” no pudo consagrarse con los peces (campaña 2011-2012) y los plumíferos (2012-2013), algo que sí logró en las dos participaciones con los aborígenes (2010-2011 y 2017-2018). Obtuvo las diademas tras erigirse como Jugador Más Valioso (JMV) de la etapa cumbre con Anzoátegui, algo que nunca olvidará.

“Tengo sentimientos encontrados, pero realmente debo acostumbrarme a la idea de jugar esta final tan especial para mí”, explicó Jiménez el viernes a Alfonso Saer Gómez, periodista de Radio Minuto –circuito radial de Cardenales-, después de que Lara batió 4 a 2 a Zulia para imponerse 4 a 1 en su cruce de semifinales. “De Caribes guardo buenos recuerdos, pero ahora mi meta es ayudar a Lara a ser campeón”.

Una realidad para Jiménez

El slugger, que fue entrevistado en el estadio Luis Aparicio “El Grande” de Maracaibo, aseguró que respeta a la afición de Puerto La Cruz, pero ahora tiene como objetivo consagrarse con los alados, que lo adquirieron el 20 de noviembre de 2019 en un cambio con Anzoátegui, que recibió al pítcher Alex Torres.

“A diferencia de la afición del Zulia, que grita constantemente en cada turno que uno consume y convierten al escenario de Maracaibo en uno de los más difíciles para jugar, la de Puerto La Cruz es más respetuosa. Los fans de Caribes tienen unos cantos muy particulares y siempre están alegres. Los respeto mucho porque viví buenos momentos allí, pero ahora quiero ayudar a Cardenales a conquistar este título”.

El corpulento beisbolista, de 37 años, promedia .250 con un jonrón, cinco empujadas y tres anotadas en estos playoffs, en los que la tropa dirigida por Luis Ugueto dejó en el camino a Navegantes del Magallanes y Zulia en la primera y segunda vuelta, respectivamente.

Aspira a concretar actuaciones similares a las que logró con Anzoátegui cuando se erigió como su bujía en la obtención de dos de sus tres gallardetes.

Recuerdos de La Choza

En la justa 2010-2011, Jiménez, ficha en ese entonces de Lara, reforzó a Caribes en la instancia definitoria y desplegó una gran ofensiva para guiar al conjunto a vencer 4-3 a Tigres de Aragua en una llave que se extendió al máximo de siete partidos. En ese enfrentamiento entre aborígenes y felinos, Jiménez golpeó .286 con dos tubeyes, tres vuelacercas, 12 producidas y cuatro marcadas.

Después, en la cita 2017-2018 y ya como elemento de Anzoátegui, contribuyó a que su combinado doblegara 4-2 a Lara en una pugna por el campeonato que concluyó en seis juegos.

Obtuvo el JMV pese a exhibir un bajo average (.150), porque hizo gala de un bate productivo. Sacudió un bambinazo, registró una rayita y remolcó seis.

Aunque sabe que vivirá múltiples emociones cuando pise nuevamente el parque Alfonso “Chico” Carrasquel de Puerto La Cruz, espera mantener la calma y transmitirla a su compañeros, para que no se intimiden la Gran Final, cuyos dos primeros careos se celebrarán los días domingo y lunes en el campo Antonio Herrera Gutiérrez de Barquisimeto.

“Las finales hay que disfrutarlas, aunque estamos conscientes de que se viven presiones especiales. Hablaré con los muchachos para que vivan esta experiencia y puedan mantener sus buenos ritmos. La idea es salir campeones porque la afición larense se lo merece”.

Escrito Por: Joseph Ñambre | @JosephSports27

Foto: Cortesía de Prensa Cardenales de Lara 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba