Daniel Dhers: Del odio a las bicicletas a la alegría de clasificar a los Olímpicos sobre una de ellas

Regalarle una bicicleta al pequeño Daniel, de cuatro años, fue una mala idea. No le gustaba. Era aparentemente el típico regalo con el que no se acierta. Sin embargo, el pequeño Daniel ahora tiene 35 años y no sabe vivir sin esas dos ruedas que tanto detestaba. Y precisamente sobre ellas ha ido rodando en su vida hasta tocar el cielo del Olimpo. El venezolano Daniel Dhers será uno de los atletas que protagonicen el estreno del BMX freestyle en el programa Olímpico en Tokio 2020.

 

Antes de llegar a Tokio, su viaje sobre dos ruedas primero le llevó a esa fina línea que separa el odio del amor. «Uno de mis padrinos me regaló una bici cuando tenía cuatro años y no me gustó para nada. Me acuerdo de que tenía las rueditas de apoyo, rodaba por la calle, me caía, y yo le decía a mi madre que no quería eso. Y ya nunca más vi la bicicleta. Recién cuando tengo 12 años mis amigos por la cuadra comenzaron a montar bici y yo me quedaba solo, así que desempolvé la bicicleta, me escondí para que no vieran aprender, y aprendí», recuerda Dhers.

 

Daniel Dhers se enamoró de la bici y más  nunca la soltó

 

«Lo complicado después es que yo no quería ir al colegio. Solo quería montar en bicicleta. Y ahí teníamos nuestras guerras. Una vez mi mamá me encadenó la bicicleta debajo de un carro para que no montara. Pero ellos siempre me apoyaron, siempre creyeron en mí».

 

Aunque este primer y segundo contacto fue en Venezuela, poco después Dhers se mudó junto a su familia a Argentina, con 16 años. Con 21 ya comenzó a viajar a Estados Unidos para encauzar su carrera profesional en el BMX freestyle.

 

Aunque a muchos pueda sorprender la elección de este deporte por sus riesgos, el progreso en estos años él lo simplifica: «Cuando ves el producto terminado, parece que estamos todos locos de la cabeza y te preguntas por qué hacemos eso. Pero uno empieza muy normal: primero simplemente rodando, luego consigues un obstáculo chiquito, luego otro un poquito más alto… Y así vas progresando poco a poco hasta que un día estás dando vueltas en el aire».

 

Para leer el trabajo completo vaya al sitio web de Tokio 2020 aquí.

 

Foto: COV

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba