Un comprometido Odor, es “todo lo que podíamos haber esperado” en Nueva York

Se ha hecho común que la primera imagen que vaya a la mente de los aficionados cuando se menciona el nombre de Rougned Odor, sea aquel golpe que le propinó en el rostro a José Bautista en 2016. Peleas con puños tan certeros como ese no se ven todos los días en el beisbol, por lo que resulta entendible de una y otra forma.

Sin embargo, esa imagen solo representa a medias al venezolano. Por una parte, Odor está lejos de ser un personaje conflictivo y hambriento de reyertas; pero por la otra, sí que es capaz de alcanzar niveles impensables con tal de defender a su equipo y compañeros, así como ocurrió durante esa jornada en Texas.

Es un gran compañero y un gran competidor. Eso es lo que he aprendido”, le comentó el mánager de los Yankees, Aaron Boone, al NY Daily News sobre su jugador. “Me ha sorprendido mucho y ha sido un verdadero placer tenerlo aquí. Es consistente en cuanto a su personalidad. Todos los días, sin importar si estamos en medio de una mala racha o de una muy buena. Es la misma persona así esté jugando poco o todos los días”.

Después de siete campañas con los Rangers, el zuliano fue adquirido por los mulos el pasado 6 de abril. Desde entonces, el paleador no ha hecho otra cosa que demostrar su valor, uno que definitivamente va más allá de las líneas de cal.

“Tiene conversaciones durante los juegos con sus compañeros sobre qué están haciendo los pitchers o sus envíos. Ha sido increíble, en verdad que sí. Es un gran chico al que le gusta jugar beisbol y competir junto a los demás”, continuó Boone. “Le agrada que a sus compañeros les vaya bien y se interesa por ayudarlos tanto como a sí mismo. Junta eso con el hecho de que ha sido muy productivo para nosotros. Ha sido todo lo que pudimos haber esperado“, agregó.

Encendido es poco:

En 55 desafíos disputados hasta el lunes, “Rougie” ligaba para .224/.301/.443, con ocho dobles, 10 jonrones, 23 remolcadas y un OPS de .743 puntos.

No obstante, si bien esa línea ofensiva luce poco llamativa, el camarero ha sonado varios batazos importantes en momentos decisivos para Nueva York. Además, en sus 14 juegos más recientes, conectó para .316/.409/.605.

“Me he sentido muy bien. Solo trato de ayudar a mi equipo a ganar cuando me dan la oportunidad de jugar“, indicó Odor.

Pero por muy impresionante que resulten sus números ofensivos recientes, lo realmente destacable para la tropa neoyorquina ha sido ese compromiso por ayudar a quien lo necesite. Uno de los métodos que suele utilizar el infielder es acercarse al montículo tantas veces como sea necesario cuando su lanzador luce en problemas, algo que aprendió de su compatriota y excompañero Elvis Andrus en Texas.

“Si veo que un pitcher lanza un ‘wild pitch’ o algunas bolas malas seguidas, voy a la lomita porque siento que eso le brinda más tiempo. Me parece que eso los ayuda”, explicó.

Y a pesar de que la primera mitad de la campaña no fue tan solidaria con los Yankees como dicta la tradición, el criollo está convencido de que las cosas cambiarán para mejor en el complemento. Después de todo, una de las razones por las que recibió de brazos abiertos su mudanza a Nueva York, fue porque le permitiría unirse a la divisa más ganadora en la historia del juego.

“Solo intento ser yo mismo. Me gusta ganar juegos, no perder. Pienso que si le llevo mi energía al equipo, nos ayudará a jugar más fuerte, a estar más enfocados. Trato de que todos estén animados. Es una temporada larga y viene con muchas subidas y bajadas. Así que mi intención es ser el mismo tipo todos los días en el clubhouse”, concluyó.

Escrito por: Andrés Espinoza Anchieta | @AndresEspinoza

Foto: Cortesía Yankees.

Botón volver arriba